Baterista de Duran Duran: “A veces extrañamos la era de MTV y de los videos”

Al baterista Roger Taylor (55) lo ponen contento las alegrías ajenas. Cuando se entera que el interlocutor al otro lado de la línea llama desde Chile, no puede evitar el cumplido: “¡Muchas felicitaciones por ganar la Copa América!”. A partir de ahí, despliega su conocimiento sobre los chilenos que protagonizan la Premier League y menciona a Alexis y Pellegrini como avales absolutos de sus respectivos equipos. Y, como para resaltar la cortesía, lo hace cruzando palabras en inglés con otras en español: su esposa tiene ascendencia peruana y cada cierto tiempo le enseña a hilar algunas frases elementales.

Aunque si se trata de los festejos del resto, hubo otra secuencia en los últimos años -menos futbolera y más artística- donde el percusionista agradeció que el entusiasmo viniera desde afuera.

“Cuando estábamos en la mitad de la grabación de nuestro nuevo disco, llegó John (Taylor, fundador y bajista del grupo) muy contento con el último álbum de Kanye West”, describe el británico, al teléfono con La Tercera. Luego continúa: “Y ahí mismo nos dijo: ‘¡escuchen esto! ¡esto es como suena la música contemporánea! ¡no tengamos temor de salirnos de los esquemas!’ Y bueno, eso fue clave para lo que estábamos haciendo, nos influyó mucho en la dirección de los nuevos temas”.

Para un hombre como Kanye West, que hizo de la megalomanía su forma de vida y que prometió lanzarse a la carrera por la presidencia de EE.UU., el elogio sabe a caramelo: un creador nacido en los sonidos negros guiando el libreto de la banda que mejor encarnó hace 30 años el suceso del pop inglés de los 80, la escalada de MTV y esa fraternidad de sofisticación y erotismo reproducida por sus memorables videos.

Pero, en contraparte, el impacto es mayor en la trayectoria del cuarteto. El influjo del hip hop es una huella más del apetito diverso sincerado en sus últimos trabajos, donde conviven desde rap, electrónica, funk y texturas más espesas hasta el paso de invitados como Justin Timberlake o Janelle Monáe. Su última entrega, Paper Gods, es otro buen ejemplo.

“Haces cosas así es refrescante.  Algo que ha estado aquí por tanto tiempo siempre necesita traer nueva sangre. Hemos estado harto tiempo en la industria, hemos editado 14 álbumes hasta ahora, por eso creo que debemos acercarnos a gente más joven, o sonidos menos obvios, que nos entreguen esa energía. Los artistas con carreras muy largas, como Madonna o David Bowie, han sido muy inteligentes en eso: se involucran con nombres más recientes justo en el momento oportuno, y nosotros también aprendimos de esa idea”, analiza Taylor.

En su reciente título, estrenado el pasado viernes 11, los hombres de Girls on film trabajaron bajo el signo de los nuevos tiempos, como las figuras de esta generación, con varios productores poniendo sus manos en el flamante cancionero y una pléyade de invitados que sacan brillo a los créditos finales. El grupo incluye a algunos conocidos del conjunto, como Nile Rodgers (Chic), Mark Ronson y el productor Mr Hudson, precisamente colaborador de West. Como convidados asoman John Frusciante, Kiesza y la propia Monáe. “Pero este álbum le debe mucho más a la electrónica que a las bandas”, precisa Taylor.

Recommend to friends
  • gplus
  • pinterest

About the Author

Leave a comment